La Defensora del Pueblo exige normas éticas más estrictas para los excomisarios

por Joan Serra Mingot

Tras el anuncio de que José Manuel Barroso, ex presidente de la Comisión, estará al frente de Goldman Sachs en Londres, Emily O'Reilly, Defensora del Pueblo Europeo, ha pedido hoy al Ejecutivo comunitario que refuerce las reglas éticas que rigen los puestos de trabajo que los antiguos presidentes y comisarios pueden ocupar al finalizar su mandato. O'Reilly cree que el Código de Conducta no es suficiente para proteger el interés público y que deben aplicarse sanciones.

¿Quieres seguir leyendo?
Para acceder a la información de AquíEuropa se requiere una suscripción. Si aún no está suscrito y quiere hacerlo, siga este enlace para ver las diferentes modalidades de suscripción.

Enlacesde interés