Jesús González MateosCartas del director Jesús González Mateos

ELECCIONES EUROPEAS: QUE NO NOS DESPISTEN

ELECCIONES EUROPEAS: QUE NO NOS DESPISTEN

El próximo 9 de junio estamos llamados a las urnas para decidir los representantes en el Parlamento Europeo para la legislatura 2024-2029. Un lustro decisivo para el proyecto comunitario teniendo en cuenta la situación y el contexto mundial e interno de la propia Unión Europea. Convendría, por tanto, que tuviéramos todas y todos claro que nos jugamos en estos comicios, cuál es la agenda de temas prioritarios, problemas reales, desafíos y también oportunidades que debemos afrontar. Lo digo porque es probable que algo tan obvio, se les olvide a los candidatos que van a hacer campaña electoral, instruidos por sus partidos para que los mensajes y debates se planteen en el patio de corrala nacional y en los ruidosos rifirrafes a los que nos tienen acostumbrados. Exigir que nos hablen de su proyecto para Europa es garantizar el proceso democrático y, sobre todo, poder saber a quiénes queremos en las instituciones europeas, que es lo mismo que decir, el lugar donde se toman las decisiones más importantes políticas de nuestro día a día.

RECONOCIMIENTO DEL ESTADO PALESTINO: LA UE SIN POSICIÓN COMÚN

RECONOCIMIENTO DEL ESTADO PALESTINO: LA UE SIN POSICIÓN COMÚN

En breves fechas España reconocerá al Estado palestino, en una medida que pretende conceder un estatus internacional a su pueblo, en la línea de la última resolución de Naciones Unidos, que obligue a Israel a llevar a cabo un proceso de paz sostenible en la zona. Pero esta posición de España no es ni mucho menos común en el seno de la Unión Europea que, tras mostrar su fortaleza y unidad en crisis como el Brexit, la pandemia o la guerra en Ucrania, se ha roto en pedazos ante el conflicto e Gaza. Desde Alemania, que desde un principio ha mostrado su apoyo a Israel tras el ataque de Hamás, a la más cercana a Palestina, representada por España e Irlanda, la mayoría de los Estados miembros navegan en una indefinición tramada en torno a la teoría de una paz basada en los dos Estados, pero permitiendo una negociación entre ambos para llegar a ese punto, que nunca se produce.

LA NUEVA LEY DE PRENSA EUROPEA: EL INTENTO DE SALIR DEL FANGO

LA NUEVA LEY DE PRENSA EUROPEA: EL INTENTO DE SALIR DEL FANGO

Los medios de comunicación libres son un pilar clave de toda democracia y son esenciales para una economía de mercado saludable. A escala global, la Unión Europea sigue siendo un bastión para los medios libres y establece un estándar como continente democrático. Sin embargo, hay tendencias cada vez más preocupantes. Basándose en esfuerzos anteriores, la Comisión ha adoptado una serie de medidas para proteger la libertad y el pluralismo de los medios de comunicación en la UE, además de mejorar la libre circulación de servicios. Esto culminó con la Ley Europea de Libertad de Medios de Comunicación, que entró en vigor el 7 de mayo de 2024. Las nuevas normas se aplicarán plenamente a partir del 8 de agosto de 2025.

20 AÑOS DEL “BIG BANG” EUROPEO HACIA EL ESTE

20 AÑOS DEL “BIG BANG” EUROPEO HACIA EL ESTE

El 1 de mayo se han cumplido dos décadas desde la gran ampliación de la Unión Europea, cuando se incorporaron al club comunitario diez nuevos Estados miembros. Significó una extensión territorial principalmente hacia el norte y el este de Europa, ocupando el espacio que después de la II Guerra Mundial se anexionó la Unión Soviética y que, tras la caída del Muro, pasaron a ser países independientes y, finalmente, acogidos por la UE. Es evidente que el bloque ha prosperado social y económicamente, reforzando el mercado interior, pero en el orden político ha generado no pocos problemas llegando alguno de sus gobiernos, como el de Hungría y Polonia, a poner en riesgo los principios y valores del proyecto europeo al vulnerar libertades y derechos fundamentales. Cuando celebramos su incorporación estamos inmersos de nuevo en el debate de una nueva ampliación, esta vez más al este aún y en los Balcanes Occidentales.

2019-2024: LA LEGISLATURA EUROPEA QUE VIVIMOS PELIGROSAMENTE

2019-2024: LA LEGISLATURA EUROPEA QUE VIVIMOS PELIGROSAMENTE

Esta semana Estrasburgo ha sido testigo de la celebración del último pleno del Parlamento Europeo en la legislatura 2019-2024. Cinco años repletos de acontecimientos poco previsibles, que han puesto a la Unión Europea en la tesitura de tomar decisiones históricas para mantener el proyecto comunitario. Empezamos obligados a negociar un divorcio con el Reino Unido tras el Brexit, después la pandemia de la Covid-19 nos situó ante la mayor crisis humana y económica vivida desde la II Guerra Mundial y, para después tenernos que enfrentar a nuestros demonios geopolíticos con la invasión por Putin de Ucrania y la enésima reedición del conflicto en Gaza. Nada ha sido fácil en este lustro, pero se ha dado respuesta a todo y además se han emprendido reformas legislativo de enorme calado como el Pacto Verde o la Ley de Inteligencia Artificial, pionera en el mundo.

LA UE DEBE RECUPERAR SU PAPEL DE “SOFT POWER” MUNDIAL

LA UE DEBE RECUPERAR SU PAPEL DE “SOFT POWER” MUNDIAL

En 2004, el profesor de la Universidad de Harvard, Joseph Nye, escribió su famoso libro “Soft Power: The means to sucess in world politics”. Acuñaba el término “Poder blando” para describir la capacidad de un actor político, como por ejemplo un Estado, para incidir en las acciones o intereses de otros actores valiéndose de medios culturales e ideológicos, con el complemento de medios diplomáticos. Desde entonces su concepto ha sido ampliamente utilizado como forma de diferenciar el poder sutil de la cultura o de las ideas, frente a formas más coercitivas de ejercer presión, también llamadas poder duro, como por ejemplo la acción militar, o como las presiones y condicionamientos de tipo económico. Si existe una organización institucional que se ajusta más desde su origen y fundación al Poder blando, esa es la Unión Europea. Nacida para poner fin al drama de las guerras mundiales en Europa, la UE representa un conjunto de valores y principios basados en la defensa de los derechos humanos, de las libertades y de la democracia.

EL NUEVO PACTO DE ASILO Y MIGRACIÓN DE LA UE

EL NUEVO PACTO DE ASILO Y MIGRACIÓN DE LA UE

i hay una asignatura que se le atraganta a la Unión Europea en este siglo XXI, esa es la cuestión de la migración. Llevamos avergonzándonos y siendo la vergüenza del mundo desde que los cayucos y las pateras muestran el peor rostro del bunker de privilegios europeos, permitiendo la trágica muerte de niños, mujeres y hombres en el Mediterráneo. La guerra de Siria aun mostró más nuestros demonios internos de la insolidaridad y desde entonces, las instituciones europeas han intentado dar respuesta la llamada desesperada de cientos de miles de seres humanos que ven en la Unión la tierra prometida de prosperidad, libertad y respecto de los Derechos Humanos. Ahora que termina la legislatura 20219-2024, casi en tiempo de descuento, Bruselas ha aprobado el nuevo pacto de asilo y migración con un amplio paquete legislativo que resuelve muchos de los temas fundamentales, pero sigue dejando pendiente cuestiones básicas. Un paso, necesario, pero no suficiente.

LA UE INTENTA SALVAR LAS ZONAS RURALES

LA UE INTENTA SALVAR LAS ZONAS RURALES

La Comisión Europea ha presentado su informe para salvar de la despoblación a las zonas rurales de la UE. Se trata de “Una visión a largo plazo para las zonas rurales de la UE hasta 2040”. Identifica áreas de acción para lograr zonas y comunidades rurales más fuertes, conectadas, resilientes y prósperas. Un Pacto Rural y un Plan de Acción Rural de la UE con iniciativas emblemáticas tangibles y nuevas herramientas que deben ayudar a alcanzar los objetivos de esta visión. Las zonas rurales de la UE cubren el 83 % de su territorio y, en la actualidad, casi un tercio de los europeos vive en ellas. Sin embargo, en las últimas décadas su situación económica y con ello su peso demográfico ha ido decreciendo con una notable concentración en las ciudades de los Estados miembros. Revitalizar lo rural requiere de fondos públicos que ayuden a consolidar modelos socioeconómicos en estas áreas y para ello resulta imprescindible el firme compromiso de los gobiernos en todos los niveles – comunitario, estatal, regional y local -.

¿SE DEBE EXPULSAR DE LA UE A LA HUNGRÍA DE ORBÁN?

¿SE DEBE EXPULSAR DE LA UE A LA HUNGRÍA DE ORBÁN?

Durante la legislatura que ahora concluye, 2019-2024, el gobierno de Viktor Orbán y con ello Hungría, se ha convertido el mayor quebradero de cabeza interno de la Unión Europea. A sus repetidas vulneraciones de los derechos fundamentales con legislaciones homófobas y xenófobas, se ha añadido su apoyo explícito a Rusia en su invasión de Hungría y el veto continuo a posiciones comunes del resto de los Estados miembros. Su actitud ha abierto el debate en las instituciones europeas sobre la posibilidad de expulsar del club a un miembro que reiteradamente incumple los principios y valores democráticos sobre los que se sustenta el proyecto común europeo. Los Tratados no contemplan esta opción, porque nadie se había atrevido hasta ahora siquiera a imaginarlo, de no ser porque los líderes europeos han llegado al convencimiento del riesgo que supone tener en la UE Estados bajo gobiernos autócratas y populistas, que acaban socavando la credibilidad de la Unión.

EL RIESGO DEL VOTO DE LA IRA EN LAS ELECCIONES EUROPEAS

EL RIESGO DEL VOTO DE LA IRA EN LAS ELECCIONES EUROPEAS

Se acercan las fechas del calendario a las elecciones europeas del 6 al 9 de junio y los sondeos siguen tenazmente señalando el fuerte crecimiento de las fuerzas populistas de la ultraderecha, contrarias al actual diseño del proyecto común que representa la Unión Europea. Estamos ante unos comicios decisivos, porque a medida que la UE ha ido sorteando crisis – del euro, Brexit, pandemia, guerra en Ucrania –, se ha avanzado en leyes y programas europeos, jamás imaginados antes. De ahí que la composición del Parlamento Europeo saliente de las urnas será determinante en las decisiones que en el seno de las instituciones europeas se tomen a futuro. Si somos conscientes que la cesión de soberanía al proyecto supranacional en torno a Bruselas es de cerca del 80% de la legislación, convendremos que nos jugamos mucho en las personas que elijamos para que ocupen los escaños de la Eurocámara. Sin embargo, nos encontramos ante el riesgo de utilizar nuestro voto guiados por la ira que les produce una clase política que consideran corrupta e ineficaz para resolver sus problemas, tanto en clave nacional como europea.